Pozos de Clase VI: Un elemento clave para expandir la captura y almacenamiento de carbono en Texas
Houston CCS Alliance

Newsroom

Posted On: September 20, 2023

Pozos de Clase VI: Un elemento clave para expandir la captura y almacenamiento de carbono en Texas

Aquí en Houston y en otras áreas del Estado de la Estrella Solitaria, los proyectos de la captura y almacenamiento de carbono continúan ganando presencia como una solución para crear un futuro con emisiones reducidas. Un factor clave en expandir esto a nivel estatal es un proceso regulatorio eficiente que permita que las emisiones de carbono capturadas estén almacenadas seguramente bajo la tierra en pozos de clase VI.

¿Qué son los pozos Clase VI?

Los pozos de clase VI capturan y almacenan las emisiones de carbono y forman parte de un programa que fue puesto en marcha por la Agencia de la Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés) llamado el Programa del Control de Inyección Subterráneo. El programa ha sido diseñado específicamente para asegurar que las fuentes de agua potable subterráneas no sean impactadas por el almacenamiento del carbono debajo de la superficie terrestre.

Diseñando y controlando los pozos de clase VI

Los pozos de clase VI están diseñados específicamente para el almacenamiento geológico del carbono. Cuando se diseñan y controlan estos pozos, hay una serie de cosas que se toman en consideración para asegurar que el carbono capturado sea almacenado de forma segura en las formaciones geológicas subterráneas, incluyendo:

  • La geología de los lugares de almacenamiento se evalúa para garantizar que reúne todas las características necesarias para mantener el carbono capturado bajo tierra para su almacenamiento a largo plazo.
  • Requisitos específicos para el material de construcción que puede utilizarse para construir pozos de Clase VI.
  • Una serie de requisitos y procedimientos de control que garanticen que el carbono almacenado bajo tierra se almacena correctamente y no afecta al agua potable subterránea.

¿Cómo funciona el proceso regulatorio? 

En la actualidad, la EPA es el organismo regulador con la principal autoridad de ejecución, o “primacía”, para expedir permisos para pozos de clase VI en 48 estados, excluidos Dakota del Norte y Wyoming.

Para perforar y explotar un pozo de clase VI, debe presentar y recibir un permiso de aprobación de la EPA. Estos permisos tienen dos finalidades principales:

  1. Garantizar que el emplazamiento del pozo es adecuado para inyectar carbono de forma segura en formaciones geológicas subterráneas y establecer una base de condiciones de protección.
  2. Asignar parámetros de funcionamiento, condiciones, pruebas adicionales o necesidades de supervisión que deberán establecerse antes de que el pozo entre en servicio.

En los últimos años, el proceso de solicitud de permisos para estos pozos ha sido notoriamente largo, y en algunos casos ha llevado hasta cinco años tramitar un solo permiso. Esto supone un verdadero reto para los promotores de infraestructuras, que dependen de un proceso de aprobación eficiente para estimular la inversión y abrir antes nuevas instalaciones de captura de carbono.

¿Cómo podemos hacer que sea más eficaz para Texas?

Afortunadamente, hay otra forma de solicitar y recibir la aprobación de permisos de forma más eficaz, manteniendo al mismo tiempo un proceso de revisión riguroso: la primacía estatal. La primacía estatal pone el proceso de concesión de permisos a cargo del Estado, condensando el plazo entre la solicitud y la aprobación en cuestión de meses, al tiempo que garantiza el cumplimiento de las mismas normas establecidas por la EPA. Ya se ha concedido la primacía a dos estados, Dakota del Norte y Wyoming, y la EPA está estudiando la posibilidad de convertir a Luisiana en el tercer estado con esta distinción.

Al aumentar la eficiencia del proceso regulatorio, la primacía Clase VI permite los estados que la cuentan con el permiso de realizar la captura y almacenamiento del carbono responsable y eficientemente, desbloqueando el potencial completo de esta tecnología. Los plazos más cortos e involucramiento directo estatal en los procesos regulatorios, así como un interés único de expandir la captura y almacenamiento del carbono, hace que estos estados sean más atractivos para los inversores quienes buscan evadir el proceso regulatorio más largo que podría dejar en peligro sus inversiones.

Aquí en Texas, nuestros líderes estatales están en el proceso de solicitar la obtención de la primacía. En diciembre de 2022, el estado presentó formalmente una aplicación a la EPA en la que pidió que la Comisión de Ferrocarriles de Texas (TRRC por sus siglas en inglés), organismo que supervisa gran parte de la industria energética del estado, tuviera la habilidad de tener autoridad sola sobre la revisión y aprobación de permisos de los pozos Clase VI. Con su profunda experiencia tecnológica, el TRRC es la mejor organización para supervisar el proceso regulatorio de Clase VI, ayudando a proveer un proceso de revisión más eficiente para las solicitudes de los pozos Clase VI sin dejar de garantizar que los mismos estándares estrictos de seguridad creado por la EPA se cumplan.

Sin un proceso de solicitud de permisos más eficiente, Texas podría perder oportunidades de inversión en la Captura y Almacenamiento de Carbono, un campo que haría un líder en la transición energética y un modelo global para un futuro de emisiones reducidas. Es esencial que continuemos haciendo campaña para la primacía de pozos Clase VI en Texas para asegurar un futuro energético más viable tanto ambientalmente como económicamente para nuestro gran estado.

¿Quiere ser notificado cuando puede tomar acción para apoyar la primacía en Texas, u otros asuntos importantes de la Captura y Almacenamiento de Carbono? Haga click aquí para unirse a nuestra lista creciente de seguidores.  

Houston Carbon Capture
Posts made: 26